Abdominoplastía

Con la abdominoplastia se consigue un abdomen más firme, plano y una cintura más estrecha.

La abdominoplastia es una operación quirúrgica que tiene como objetivo extirpar el exceso de piel y grasa de la parte media y baja del abdomen y reforzar la musculatura de la pared abdominal. Estos casos se suelen dar en pacientes que han tenido aumento de peso y pérdida posterior o en mujeres que han tenido varios embarazos. Con la abdominoplastia se consigue un abdomen más firme, plano y una cintura más estrecha.

Los especialistas recomiendan una abdominoplastia o una miniabdominoplastia cuando la flaccidez cutánea abdominal no se retraería en caso de realizar una liposucción de abdomen. También, cuando después de los embarazos hay una distensión de la musculatura abdominal que requiere una corrección.

¿Qué tipos de abdominoplastia se pueden realizar?

No todos los cirujanos realizan el mismo tipo de abdominoplastia. Algunos prefieren una técnica en lugar de otra y es importante que hables con él sobre qué abdominoplastia va a realizarse según tus necesidades específicas ya que las cicatrices, el postoperatorio y el resultado pueden variar.
Las abdominoplastias que más se realizan son:


Abdominoplastia endoscópica: Se realiza en pacientes que tienen el abdomen abombado pero no exceso de piel. Se practican tres pequeñas incisiones cerca del pubis y se introduce una cámara que lleva a cabo una plicatura de los músculos rectos del abdomen. Por lo tanto, realiza una sutura para juntar los músculos del abdomen y eliminar el abombamiento. Si la paciente tiene una cicatriz de cesárea, la cirugía se puede realizar sin endoscopia a través de la misma cicatriz.


Miniabdominoplastia: Se realiza en pacientes que tienen algo de exceso de piel en el abdomen pero no suficiente para eliminar toda la piel desde el pubis hasta el ombligo.


Abdominoplastía clásica: Se realiza en la mayoría de los casos. Existe un abombamiento de la pared abdominal y un exceso de piel que se observa cuando el paciente se sienta. En este caso, se realiza una plicatura de los músculos rectos del abdomen y una transposición del ombligo completamente.


Lipoabdominoplastia: Se utiliza esta técnica cuando además de abombamiento del abdomen y exceso de piel, también sobra grasa. En estos pacientes se realiza una cirugía combinada con una liposucción y una abdominoplastia modificada.


Abdominoplastia circular: Elimina en un solo procedimiento la piel sobrante del vientre, los muslos y las nalgas del paciente. Esta técnica está recomendada para aquellos pacientes que han sufrido una pérdida de peso bastante considerada, ya que la eliminación del exceso de piel (como se hace en la abdominoplastia tradicional) se realiza tanto en la parte anterior (vientre) como en la posterior (espalda baja).

¿Cómo es el postoperatorio?

La abdominoplastia es una intervención intensa, pero los dolores son variables y soportables. Tu cirujano te recetará analgésicos y el tratamiento adecuado para tu postoperatorio. Debes tener en cuenta que en los primeros días el abdomen estará inflamado y puede ser que notes molestias que se irán aliviando con la medicación prescrita por tu cirujano. En algunas ocasiones, el paciente estará en la clínica unos días, dependerá de cada caso y lo acordado con el especialista. Cuando te puedas duchar, el cirujano te indicará cómo tienes que hacerlo así como también, cómo tienes que cambiar los vendajes. Además, te recomendará que camines cuando estés más recuperada para evitar trombos venosos. Tras una semana, el cirujano te retirará los puntos externos. En cuanto los puntos internos, pueden ser necesarias hasta 3 semanas. Es fundamental que lleves la faja postoperatoria día y noche durante un mes ya que es primordial para la recuperación y para moldear el cuerpo. Algunas personas vuelven a su trabajo en unas 2 semanas, mientras que otras precisan 3 ó 4 semanas de reposo y recuperación.
Open chat
¿Dudas?
¡Hola! En que podemos ayudarte?
Powered by